¿Cuál es la mejor ubicación para tu restaurante?
You are here: Home \ Restauración \ ¿Cuál es la mejor ubicación para tu restaurante?
20 septiembre 2018

La ubicación para tu restaurante es algo a tener en cuenta, como en cualquier negocio. ¿La ubicación me va a proporcionar beneficios? ¿Los clientes me van a buscar en este punto? ¿Es realmente buena esta ubicación para mi restaurante? Hay ciudades como Londres que tienen un planning advisor que trabajan junto con las ciudades o municipios para proporcionar un equilibrio entre las zonas comerciales de la ciudad.

Aunque la posición del planning advisor ayude, hay que pensar en el bien del negocio y para ello es conveniente estudiar en profundidad el público objetivo, los negocios y actividades que se complementan con tu actividad para dar con el lugar indicado. También es conveniente estudiar la zona en cuanto a negocios similares o competencia. Analizarla y comprobar qué tal funciona para hacer un desarrollo lógico.

El legendario promotor de McDonald’s, Ray Kroc, nombra tres elementos esenciales para alcanzar el éxito en un negocio: ubicación, ubicación y ubicación. Da a entender la importancia del emplazamiento adecuado para llevar a cabo un proyecto empresarial.

Factores que determinan la ubicación ideal para tu restaurante

Público Objetivo

Si ya está definido el estilo de restaurante que se va a abrir hay que definir el tipo de público al que va dirigido. Haz una definición detallada del cliente ideal. Hay algunas preguntas que nos pueden ayudar ¿Dónde vive? ¿Dónde trabaja? ¿Come fuera de casa? ¿Tiene familia? ¿Come en familia? ¿Prefiere sitios tranquilos o más animados? ¿Cómo se mueve por la ciudad? ¿Cuáles son sus ingresos anuales? Cuanto más claros sean los datos, más certeros los planes.

Entorno para tu restaurante

Otro factor importante es analizar el entorno. No es lo mismo vivir en una ciudad grande, que en una mediana o un pueblo. Las distancias son diferentes y acceder al local también. En ciudades más pequeñas no hay tanto problema de aparcamiento como en las grandes ciudades. Hay que tener en cuenta cómo los clientes accederían a nuestro restaurante. Si existe o no transporte público, si se puede llegar caminando, si hay aparcamiento cerca, etc.

Después de haber determinado la ciudad, hay que elegir el barrio o la zona donde ubicar tu restaurante. En este punto hay que tener en cuenta y valorar si se compite vía precios o por diferenciación. Hay que prever si nuestra empresa encaja y puede hacer frente a los objetivos.

Competencia

Conviene no descartar un lugar por el simple hecho de que cuente con un competidor cerca. Existen casos, en los que los locales son más productivos cuando se encuentran rodeados de competidores. Primero porque da la posibilidad de ofrecer mejoras y segundo porque proporciona una clientela que está habituada a estar por la zona.

En el caso de la hostelería hay que tener en cuenta también el número de tiendas o establecimientos no competidoras. Cuantas más tiendas haya en los alrededores, más compradores se acercarán. De modo que es un punto a favor ya que podría suponer un aumento de las probabilidades de venta del negocio.

Proximidad de proveedores

La proximidad de los proveedores es relevante porque ayuda a reducir los costes de transporte y/o a utilizar materias primas en mejores condiciones, cuando se trata de comida perecedera. Influye también porque supone facilidades a la hora de conseguir determinados suministros: electricidad, agua, internet, teléfono. Y también para los horarios y zonas de carga y descarga.

Características del espacio elegido

Es conveniente comprobar y conocer si el espacio cumple con la normativa legal y las medidas necesarias de seguridad para su actividad. Entre otras cosas es imprescindible que se pueda desarrollar la actividad que vayamos a llevar a cabo. Hay que valorar también ciertos detalles de cara a futuro como, por ejemplo, saber si se pueden llevar a cabo reformas, los costes de instalación, la posibilidad de hacer una ampliación, etc.

¿Alquiler o compra?

Por lo general se empieza con un alquiler, muchas veces por las limitaciones financieras de quién comienza con un negocio. Ello permite comprobar la viabilidad del negocio antes de apostar todo por algo que no ha empezado. La decisión de compra puede venir a posteriori, una vez que el negocio esté asentado. Para ello es importante saber si existe la opción de compra.

Las licencias de restauración

La licencia de apertura, de obras, etc. Todas ellas necesarias. La licencia de apertura es un permiso del Ayuntamiento para que un local pueda ejercer una actividad económica. Es algo que hay que tramitar y su coste suele depender de varios factores como la relevancia comercial de la calle, el tamaño del local y el tipo de actividad.

Hay además dos tipos de licencias: las inocuas, aquellas que no generan molestias, ni impacto medioambiental ni riegos en bienes o personas. Y las calificadas, aquellas que son molestas, insalubres, nocivas y/o peligrosas (hostelería, determinador comercios y servicios).

Las que son calificadas tienen un coste mayor, así como el número de requisitos administrativos. Incluyen la necesidad de presentar un proyecto firmado por un técnico autorizado, como puede ser un perito, arquitecto técnico y/o ingeniero.

Para realizar obras, se necesita un permiso municipal concedido por el departamento de urbanismo. Depende del tamaño de las obras se necesitará presentar un proyecto firmado por un técnico y visado por un perito o arquitecto técnico autorizado.

A la hora de elegir un local hay que tener en cuenta muchos factores, como los citados anteriormente. Algunos son muy relevantes para que podamos llevar a cabo la actividad, de modo que aconsejamos hacer un previo estudio muy detallado para que el éxito sea una realidad.

Más info sobre Klikin

About author:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.