Cómo solucionar los conflictos entre el personal de tu restaurante
You are here: Home \ Productividad \ Cómo solucionar los conflictos entre el personal de tu restaurante
17 enero 2018

Uno de los mayores problemas al que se enfrentan los gerentes de los restaurantes es la gestión del personal y es que los conflictos internos son, a menudo, más habituales y mucho más importantes por las consecuencias que acarrean que las posibles quejas de los clientes. Y es que los asuntos de recursos humanos y personal en un restaurante, es un tema bastante delicado que siempre debes tener en mente y tratarlo con suma dedicación porque en ello, puede ir el triunfo o el fracaso de tu negocio.

La causa de los conflictos de personal

Para poder dar solución a algo tan importante como los conflictos de personal lo primero que hay que hacer es conocer y entender los motivos y las causas que originan estos desencuentros entre nuestro personal. Puede que tú estés pensando que todo está bien y que lo gestionas de una forma excelente pero se siguen sucediendo problemas que causan malestar a todos. ¿Por qué salta un conflicto entre el personal de un restaurante?

  • Jornadas eternas: en los restaurantes es muy habitual trabajar muchas horas seguidas y ello conlleva un cansancio exagerado en el personal. Hay quien lo lleva mejor y otros que no tanto, tenemos que pensar que todos somos personas y humanos con lo que cuando hagas los turnos, ten siempre en cuenta el descanso de todos para que esto no sea un problema añadido.
  • Días libres: al igual que las jornadas eternas, no poder librar cuando se necesita o tener días libres rotatorios (que a todos de vez en cuando le toque librar en sábados o domingo por ejemplo) es algo que desmotiva y causa malestar entre los compañeros.
  • Favoritismos: lo que más puede generar un conflicto interno en tu restaurante y que tu personal eche fuego entre ellos es que tengas favoritismos con algunos empleados y otros se vean y sientan en desventajas. Tu labor como gerente es que tratar a todos según sus capacidades profesionales, su cargo y jamás favorecer a unos u a otros.
  • Sueldos infames: pagar poco y mal es otros de los puntos de fuga de motivación y por el que los trabajadores pueden estar en descontento habitual. Tienes que valorar bien a tu personal porque es el trato con el cliente lo que te dará mayor visibilidad y éxito. No ahorres en personal porque te saldrá caro. Haz un análisis justo de los salarios y paga según mercado y cuando las cosas vayan bien, que lo noten todos y agradécelo.
  • Tareas mal asignadas: otra cosa que puede enfadar mucho al personal y que causa conflictos es que las tareas no estén bien asignadas y todo se convierta en un caos. Unos que hacen lo que ya están otros haciendo, otros que no hacen algo pensando que lo hará un tercero y al final, se queda sin hacer… Como dicen en mi familia: uno por el otro, la casa sin barrer y al final, “bronca”. Esto es responsabilidad tuya como gerente. Marca bien las tareas de cada uno, delimita los espacios y todo estará resuelto y se trabajará de forma más saludable.
  • Falta de formación: si tu personal no está lo suficientemente cualificado para realizar su trabajo, seguramente surjan problemas entre ellos porque las cosas se hacen mal e incluso por frustración.
  • Falta de herramientas y recursos: no tener lo que se necesita para el desempeño del trabajo también “cabrea” y mucho y es que, si en una cocina no hay buenos cuchillos, todo irá más lento e incluso se pueden ocasionar accidentes.

¿Cómo solucionar los conflictos?

Ante todo, evitándolos. Estos es básico para que todo fluya. Recuerda el dicho: más vale prevenir que curar y realmente, es así. ¿Cómo prevenir? Pensando en todas las áreas y detalles que te hemos expuesto anteriormente pero si por un motivo o por otro ya te has visto inmerso en el conflicto, lo mejor que puedes hacer es:

  • Conocer bien la situación: antes de tomar ninguna decisión, de ponerte manos a la obra como “elefante en una cacharrería” y causar más daño del que ya hay, infórmate bien de qué y con quién y cómo está ocurriendo todo. Necesitas saber detalles y diferentes versiones para poder tomar decisiones objetivos y no partidistas.
  • Mantén la calma: Exacto. Nada de ir “cortando cabezas” a la primera de cambio o dando gritos o nada parecido. Debes mantener la calma y ser frío para poder gestionar esta situación.
  • Jamás tomes partido: eres neutral o al menos, a ojos de los demás por lo que debes escuchar a todas las partes con el mismo interés.
  • Intenta reconstruir: tu función es tomar la mejor decisión de forma constructiva para todos. Un despido es un malestar primero, económico; segundo, de logística porque tienes que contratar a alguien y después formarlo; generarás mal ambiente… Así que siempre, intenta solucionar construyendo.
  • Si al final la única solución es despedir, hazlo de forma elegante, piensa que estás tratando con una persona que tiene sus problemas y situaciones personales y hazlo como una muestra de creación de equipo, de apuesta por el negocio y para afianzar lo que tenéis. Cuida de los que se quedan porque se preocuparán

Ahora, lo siguiente es, antes de llegar a tener que solucionar un conflicto, cuidar de tu equipo día a día ayudándoles con lo que necesiten a que estén cómodos y generar motivación y buen ambiente.

Más info sobre Klikin

 

 

About author:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.