Slow-Food ¿qué es? ¿es rentable como negocio?
You are here: Home \ Sin categoría \ Slow-Food ¿qué es? ¿es rentable como negocio?
que es slowfood
7 junio 2018

Nos pasamos el día corriendo de aquí para allá. Mandamos un mail y al instante estamos llamando para comentarlo sin dejar tiempo a que la otra persona lo lea. Enviamos un whatsapp y como no esté recibido – leído – contestando al momento, montamos en cólera. Si hay un mini atasco, no se nos cae la mano del claxon… Y así podría seguir y seguir detallando miles de escenas cotidianas que nos recuerdan que vamos muy rápido, que no disfrutamos de lo que nos sucede, que ni siquiera, lo vemos y es que la fast-live se instaló en nuestra vida hace ya demasiados años y desde entonces, sólo inventamos cosas para ir aún, más rápido. Si no tenemos una conexión a Internet ultra mega rápida, no podemos vivir; el móvil más rápido, el tren más veloz… Es como si quisiéramos robarle minutos al reloj y a la vida. Esto fue tan evidente, nuestra tendencia a una vida cada vez más rápida que por supuesto, como no podía ser de otra manera, se trasladó a la comida y se creó lo que ya está más que instaurado en nuestra vida como Fast-Food y desde entonces, diferentes tipos de comida se han instalado en este sistema que se “estandarizó” y ahí sigue (en esta infografía puedes ver los tipos de comida fast-food). Pero hace poco, menos de lo que nos gustaría a algunos, alguien se dio cuenta de forma consciente de esta rapidez en la vida y empezó a ver las consecuencias que tiene este ritmo – constante – en nuestro organismo y cómo nos afecta (estrés, ansiedad, poca calidad de vida, enfermedades) y se empezó a intentar bajar el ritmo y a que aparecieran formas más saludables de vivir. Es cuando empezamos a irnos al campo los fines de semana para “desconectar” o lo que es mejor, “reconectar”, cuando nos enamoramos de tendencias como el Hygge y cuando apareció lo que conocemos como Slow-Food. ¿Qué es? ¿Es una moda o viene para quedarse? ¿Es rentable como modelo de negocio? Lo descubrimos.

 

¿Qué es el Slow-Food?

El slow-food nace como consecuencia de todo lo relatado anteriormente y es que ir tan rápido, estresados y con un ritmo de vida más que intenso es algo que nos pasa factura y como comer es algo que nos gusta mucho y que estábamos empezando a dejar de disfrutar para convertirlo en una obligación diaria que hay que hacer cuanto más rápido posible mejor para ganar un ratito al día para… “trabajar” seguramente, a comer como toda la vida, a sentarnos en una mesa y disfrutar sin mirar el reloj, ahora se le llama, Slow-Food.

Porque esta tendencia no es más que eso: comer como toda la vida. Elegir ese restaurante que nos va a encantar y estar dispuestos a vivir y disfrutar de una experiencia única. Sentarnos a la mesa sin prisa, sin necesidad de pedir corriendo y exigir al personal del restaurante que corra sin parar, comer con pausa, con calma, disfrutando de cada plato y de cada bocado de una cocina hecha también y sobre todo, con mucho mimo, con mucho cariño y sobre todo, lentamente, sin prisa… Porque como decían nuestras madres y abuelas: A fuego lento, siempre a fuego lento que todo, sabe mejor.

Y es que en la cocina todo sabe mejor cuando se le da su tiempo, cuando se dejan las cosas cocinar a fuego bajito, tranquilito y a su ritmo. Y ahí se asienta la Slow-Food, una cocina con fundamento, con calma, con esencia y sin una pizca de prisa.

Pero además del momento “ritmo” de la comida, el movimiento Slow-Food también aplica a que sea una comida de calidad y es que es lógico que un buen plato, rico y que se ha llevado su tiempo en prepararlo, no tiene sentido con unos ingredientes de mala calidad. Así que esta obviedad más que evidente, la dejamos patente porque es realmente, importante pero lógica.

¿Es rentable como negocio?

Este sería un gran debate en el momento actual en el que como decimos, corremos y corremos sin parar por lo que un restaurante Slow-Food es ¿rentable? Pues seguramente nos sorprenderían los resultados pero es que estamos tan agotados de correr, de estar estresados, de pasar por la vida de puntillas, que queremos bajar el ritmo, por eso ahora está tan de moda también lo vintage, porque queremos volver al antes, a estar desconectados del mundo, a ir más despacito y por eso, un restaurante Slow-Food si se hace bien, si se pone en el lugar adecuado, si se elige la comida con tiento y se pone todo encima de la mesa para que sea una auténtica experiencia Slow-Food y así se transmite, será un gran éxito porque cada vez tiene más hueco en el mercado y más público adepto y si no, que se lo pregunten a Instagram.

Más info sobre Klikin

 

About author:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.