Qué hace que un restaurante tenga éxito: Claves
You are here: Home \ Restauración \ Qué hace que un restaurante tenga éxito: Claves
claves del éxito de un restaurante
23 agosto 2018

El éxito de un restaurante es tan impredecible como incierto. Existen algunos estudios sobre las preferencias y prioridades de los clientes en un restaurante. Muchas de sus conclusiones pueden parecer simples e incluso evidentes, pero es sorprendente cómo algunos restaurantes los pasan por alto. Lo importante en la mayoría de los casos es escuchar a los clientes, saber lo que opinan, conocerlos a ellos y las claves básicas.

Igual de importante es realizar un buen análisis externo previo a la apertura de un restaurante, tales como la ubicación, la competencia, el mercado, etc. Tanto si el restaurante está en proceso de creación como si ya está en marcha, existen ciertos aspectos que contribuyen a que un restaurante sea exitoso o se convierta en un triunfo. Sin estas claves es complicadísimo alcanzar algo célebre.

Las claves para el éxito de un restaurante

La atención al cliente

Algo indiscutible es la buena atención al cliente. Es un oficio en el que se trabaja de cara al público y la educación y el respeto deben ser los pilares fundamentales tanto con el cliente como con el resto del equipo. Aspectos tan básicos como el saludo y la despedida, mirar a los ojos mientras hablan con ellos, tratarles de usted (al menos si se trata de personas mayores). La amabilidad se valora, ante todo.

En este punto cabe destacar otros aspectos que atañan la buena atención. Entre ellos saber la carta, lo que ofrece el restaurante para poder dar recomendaciones, conocer cómo se presentan los platos en caso de que el comensal tenga preguntas. Lo mismo ocurre con la carta de bebidas. Respetar una secuencia también es favorable.

Los clientes por lo generan si salen a comer fuera de casa esperan pasar un buen momento y no esperan que les despachen en seguida de ningún lado (a no ser que digan que tienen algo de prisa). De modo que todo por orden, se ofrecen bebidas, y luego los platos venideros. Dejamos la pregunta sobre el postre para cuando hayan finalizado su comida y no quieran nada más de la carta.

El ambiente

El ambiente también ayuda a que la imagen del restaurante sea beneficiosa de cara a los clientes. Una atmosfera acogedora, que no haya malos olores, ni ruidos excesivos. Depende de la hora del día, si es la hora de la comida, la luz debe ser algo más blanca, y por el contrario es una cena, se puede atenuar la luz para que el lugar tenga un ambiente más íntimo.

Lo mismo ocurre con la música, entendemos que después de la cena podemos subir un poco más el volumen porque la gente se anima con alguna copa o coctel. Si por el contrario, decidimos subir la música a la hora de la comida podemos distraer a los comensales ya que es un momento en el que el cliente prefiere tener una conversación.

Los tiempos de espera

El tiempo es altamente valioso en los seres humanos, ni nos gusta hacer esperar, ni mucho menos que nos hagan esperar. De modo que, si realizamos una reserva, lo mínimo que puede hacer el restaurante es tener la mesa lista para cuando los clientes que la haya realizado lleguen. Los tiempos también cuentan entre plato y plato. Del mismo modo que no queremos tener la sensación de que nos sirven súper rápido porque nos quieren despachar, tampoco queremos esperar horas entre plato y plato porque no es cuestión de estar más de la cuenta sentados. Se puede hacer pesado y dar una imagen de un equipo mal organizado. Tardar mucho en traer la cuenta cuando el cliente la pide es otro punto desfavorable.

Relación calidad precio

La relación calidad precio en un restaurante se valora muchísimo. A nadie le gusta pagar mucho por algo que no lo vale. Cuando un restaurante por lo general sirve buen producto, bien presentado, el servicio es bueno, es decir, que la experiencia del cliente es buena y encima el precio se adecua a todo ello, es un indicio de que el cliente seguramente repita y lo recomiende.

Con la transparencia pasa algo parecido. Un restaurante se debe vender por lo que es, no como algo pretencioso. En algunos casos hay restaurantes que se autoproclaman restaurantes de autor por ejemplo, pero luego uno se da cuenta de que no es así y que además inflan los precios y pagas un precio injusto. Con ello solo se consigue malestar por parte del comensal. Hay que ser honesto con uno mismo, tanto con el equipo (para que se lo crea e identifique con lo que está vendiendo) como con el comensal.

Los servicios

Los servicios, tanto de caballero como de señora, deben estar limpios pues es un reflejo de la cocina y de la limpieza del restaurante. Los baños es un lugar íntimo y al que recurrimos por higiene de modo que por norma debería estar impoluto. Y no basta con limpiarlo una sola vez, es algo a lo que se le debe dar importancia y hay que mantener limpio. Estar al pendiente de que haya papel higiénico, jabón y papel para secarse las manos es algo básico.

Café

Muchos lo pasan por alto pero la importancia de un buen café es tan importante como el resto de platos. Servir un mal café es dañino porque existe la posibilidad de perder clientes y lo comentamos porque es un detalle significativo y no cuesta mucho tener buen café. Si se tratara de otra cosa, como por ejemplo, tener un vino específico, eso es más complicado porque la oferta es amplísima pero pese al origen del café muchas veces es el modo de prepararlo y hay soluciones para ello.

La carta del restaurante

La carta del restaurante es primordial. No se trata de tener una carta muy extensa ni variada. Basta con conseguir una identidad propia. Su presencia en manos del comensal debe ser buena, que esté limpia, en buen estado y sobre todo que sea clara. Si hay platos fuera de carta porque son de temporada el camarero debe comunicarlo. Con la carta de vinos pasa lo mismo, no tiene porque ser muy extensa, pero si al menos actual con alguna referencia y que el camarero sepa sugerir. Los precios adecuados, que no se tripliquen.

Estos serían algunos puntos que pueden ayudarnos a conseguir el éxito. Pero la receta del éxito es más bien sencilla, comienza desde el trabajo en equipo, donde el dueño o encargado se preocupa por mantener un buen ambiente laboral entre cada integrante del equipo, para que luego transmitan este buen ambiente y energía con los comensales. Todo comienza por decirlo de algún modo con un equipo bien liderado, dirigido, formado y motivado para que todo ello termine con la satisfacción del cliente.

Más info sobre Klikin

About author:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.