La música de tu local… No siempre debe ser tu preferida
You are here: Home \ Marketing \ La música de tu local… No siempre debe ser tu preferida
música para restaurante
5 julio 2018

La música forma parte de nuestras vidas. O bien porque la escuchamos nosotros o porque escuchamos la de los comercios, radios, vecinos, etc. Lo cierto es que nos acompaña y en ocasiones muchos recuerdos vienen a nuestra mente por la música que estemos escuchando. La música lo sepamos o no influyen en nuestro comportamiento y por ello es tan importante en los restaurantes.

La música conduce al deleite gastronómico y ayuda a que la experiencia del comensal sea placentera (a no ser que la música sea inadecuada). Pese a que el objetivo fundamental de un restaurante es la de comer, la música desempeña una función de acompañante que ayuda a que ese momento sea más agradable todavía. Por ejemplo, amortigua la incomodidad de los silencios, evita que prestes más atención al ruido de la cocina (si es que el local es pequeño o la cocina está abierta) y proporciona un ambiente de calidez dentro del contexto.

Una vez hecha la selección de música adecuada para el local, hay que determinar un volumen que no moleste el ambiente, ni distraiga en exceso a los clientes incomodando su estancia en el restaurante. Además del mismo modo que los olores afectan el sabor y el apetito, la música puede ser un incentivo que ayude implícitamente a que consuman más.

Estudios que demuestran la importancia de escoger la música en un restaurante

Está demostrado que el ritmo de la música modifica el comportamiento. En cadenas de comida rápida, cuando el local está a rebosar, cambian la música a un ritmo más acelerado. Así consiguen que sus clientes coman más rápidos y despejen las mesas para los próximos. Luego, los estilos musicales también determinan nuestras acciones. En caso de estar en un restaurante con música clásica, tendemos a hablar con un tono más íntimo y suave, más tranquilo.

Hay estudios que demuestran la importancia de la música en los restaurantes. Uno realizado en la Universidad de Arkansas, empleó 4 estilos musicales (Jazz, Hip-hop, clásica y rock) y alimento considerados no emocionales (pimientos) y emocionales (chocolate). Los resultados demostraron que los comensales tenían más apetito al escuchar música jazz y menos al comer con música hip-hop. Esto hacía que los comensales se alegraban más al escuchar música de ritmos melódicos, y su apetito creciera.

Otro realizado en Psychological Reports, señaló que los comensales tienden a consumir menor calorías en ambientes relajados y a comer más calorías en un ambiente más enérgico. De ahí la importancia de escoger la música adecuada para el restaurante en cuestión.

¿Cómo elegir la música adecuada en un restaurante?

Os lo contamos en el post la música perfecta para tu restaurante, y es que hay unas claves a tener en cuenta con la música de un restaurante: evitar la radio que pone música aleatoria y hay anuncios, pensar en tú público, en la identidad que define al restaurante, etc.

Lo más conveniente es pensar en cómo la música va a combinar con el espacio, la decoración, con el menú y en cómo afectará el ánimo al comensal. El tempo debe ir con lo que busque el dueño, de acuerdo a la hora del día y los flujos del público: no demasiado lenta, y dependiendo de la hora puede aumentar el beat (para vender copas en las sobremesas de noche).

Lo que tiene que quedar claro es que la música aunque la escoja el dueño o el encargado, no tiene que ir ligado a sus preferencias musicales sino a las del restaurante, a su temática, espacio y ambiente. Ni siquiera tiene que ser del gusto del cliente, pero éste entenderá que es la música “perfecta” del lugar.

Más info sobre Klikin

About author:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.