La higiene del personal de tu restaurante
You are here: Home \ Restauración \ La higiene del personal de tu restaurante
higiene restaurante
9 agosto 2018

Todo trabajo que requiera atención al público debe dar una adecuada imagen, y para ello es imprescindible una buena higiene, tanto del personal como del local en el que nos encontremos. Muchas veces damos por hecho ciertos aspectos como ir duchado, que la ropa del uniforme esté limpia y planchada, las manos igualmente limpias, etc. Sin embargo, no hay que dejarlo en manos de la obviedad y es fundamental fomentar estos aspectos entre el equipo de trabajo.

Según la categoría del restaurante el cliente es más exigente con ciertas cosas, la higiene del personal es una de ellas, pero no por ello un restaurante de categoría inferior debería prescindir de este punto. Hay normas de higiene que de deben cumplir. En un restaurante el camarero general la primera impresión sobre el negocio en los potenciales clientes. Debido a ello es muy importante cuidar la imagen de los mismos.

Apariencia

Uniforme

No solo se trata de llevar un uniforme que cumpla con los criterios estéticos, las actitudes y comportamientos que transmita el personal debe ser un reflejo de los valores del restaurante. Pero empecemos por lo que el cliente ve a simple vista: La limpieza del uniforme es imprescindible y esta limpieza se suma la propia del trabajador.

Olor

En esta profesión, los camareros están muy cerca de los comensales, de manera que cualquier mal olor debe reducirse al mínimo. Del mismo modo que está mal visto oler inadecuadamente (porque no hay buena higiene), llevar puesta una colonia pesada y abundante tampoco resulta agradable para el comensal, puesto que puede alterar los olores de la comida que éste va a degustar. El uso de los perfumes por tanto no es recomendable.

Manos y cabello

La higiene del camarero no solo viene dada por su limpieza, sino también por su apariencia. Con ello nos referimos a que éstos mantengan sus uñas recortadas y sin esmaltes. Con respecto al cabello, lo más favorable es que lo lleve lo más coherente posible, es decir, si se tiene el cabello largo, una coleta o un recogido es lo más recomendable. De este modo evitamos que se caiga accidentalmente algún pelo en el plato del comensal.

Si los hombres llevan barba, esto debe estar aprobado por los gestores del restaurante. Todavía no es muy habitual y se suele apostar por trabajadores con afeitado diario. Con el color del cabello pasa exactamente igual, si alguien viene con un color rosa, azul o algún otro fuera de lo común también es recomendable hablarlo con el encargado. Todo depende del tipo de restaurante.

Zona facial

Como hay que ser agradable con el cliente y por lo general apostamos por sonreír, el cepillado de dientes después de cualquier comida es fundamental. Supongamos que recibimos a los clientes con un trozo de lechuga entre diente y diente, la imagen que proyectamos no es ni de cerca favorable para el restaurante.

Con el maquillaje, en el caso de las chicas mayoritariamente, debe ser lo más neutral posible. Un exceso de maquillaje no es lo más adecuado, pero todo depende del lugar y de lo que el encargado decida en función del restaurante y sus valores.

Todavía en según que restaurante y según qué clientela que los camareros lleven tatuajes tampoco está bien visto. De modo que si tienen alguno pero el uniforme los oculta no hay problema, pero si está a la vista, conviene hablarlo con el encargado y que éste decida si importa o no.

Enfermedades

Si algún empleado tiene fiebre, placas, piojos, … cualquier aspecto de salud que sea contagiable debe comunicárselo al encargado para que éste decida qué tan conveniente o no es que continúe trabajando en esas circunstancias, por mucho que el trabajador diga que está en buenas condiciones. Como cualquier trabajo, un comprobante médico es la mejor manera de darle solución al asunto.

Entorno

Por supuesto, si los camareros presentan una imagen impecable, ésta debe estar acompañada con el lugar de trabajo. Las mesas, sillas, suelo, aseos, cocina y un largo etcétera. Por ejemplo, los vestuarios donde los trabajadores se cambian deben estar igualmente limpios. Que ellos puedan guardar sus uniformes bien colgados para que no se arruguen, sin que haya malos olores es igual de importante. Que tengan un almacenamiento donde puedan tener un neceser con cosas imprescindibles también.

Cuando el lugar de trabajo acompaña a la higiene del personal y viceversa hace que todo el mundo esté en la misma sintonía. Del mismo modo que cuando un ambiente de trabajo propicia que todo sea armonioso y agradable, con la higiene pasa lo mismo. Son como las neuronas espejo funcionan, tienden a imitar y mantener lo que los ojos ven y perciben.

Sea cual sea el restaurante y su clientela presentar una buena imagen (tanto apariencia como higiene) siempre trae beneficios. Y es que no hay nada como comer a gusto y en un ambiente agradable en todos los sentidos.

Más info sobre Klikin

 

About author:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.