El funcionamiento de la Guía Michelin
You are here: Home \ Innovación \ El funcionamiento de la Guía Michelin
Guía Michelin
8 mayo 2018

Cuando tenemos un restaurante, uno de los objetivos es siempre, aparecer en la Guía Michelin sobre todo si nuestro local encaja en estilo (rango de precios, comida, etc) de los restaurantes que están dentro de tan importante documento y es que la Guía Michelin es uno, por no decir el que más, de los lugares de referencia para la restauración. Desde siempre, desde su aparición, la Guía Michelin cuenta en sus hojas (y ahora también su web) con referencias a los que consideran restaurantes de una calidad bastante buena y que han conseguido por lo tanto, ganarse un espacio en la Guía.

Si tienes un restaurante y consideras que está al nivel de la Guía y te gustaría que estuviese incluido, te contamos cómo es el proceso, qué hay que hacer para estar dentro y cómo puedes conseguirlo. Eso sí, la primera premisa incluso sin haber empezado a contar es que te llevará esfuerzo, trabajo y sobre todo siempre enfocarte hacia la excelencia. ¿Estás preparado?

¿Cómo funciona la Guía?

Cuando decimos que deberás enfocarte hacia la excelencia es porque en la Guía solo hay restaurantes excepcionales y si el tuyo no lo es, no va a estar dentro. Desde su primera aparición en 1900, la Guía que comenzó y es propiedad de la ya más que archiconocida marca de neumático, es sin duda alguna el referente mundial de los lugares con más categoría y referenciados según diferentes estilos de comida y cualidades de los locales.

De la Guía aparecieron las deseadas y codiciadas Estrellas Michelin, estas por las que cocineros de todo el mundo se esfuerzan y pelean con uñas y dientes día a día. Y es que tener una estrella Michelin o perderla, te llevará al éxito o al fracaso absoluto.

Lo primero que debes saber siempre para poder comenzar el proceso para incluir tu restaurante en la Guía Michelin es que estar en ella no es un tema “económico” que tú pagas por aparecer sino que todo absolutamente todo depende de la calidad de tu negocio, en todos los aspectos del mismo. Las referencias están dadas por los inspectores independientes de la Guía y a diferencia de falsos influencers, estos siempre, pagan su comida y de hecho no se identifican como inspectores (y si lo hacen es después de haber realizado la degustación y haber abonado la cuenta). Así se persigue y se consigue, la objetividad más absoluta.

Calificaciones existentes en la Guía

En la Guía hay cuatro calificaciones posibles para que tu restaurante esté en ella.

La primera es aquellos restaurantes que no teniendo ninguna Estrella Michelin, aparecen en la Guía como premio a su calidad, buen trabajo y buen hacer. La Guía recomienda estos restaurantes que sin tener estrellas, están avalados y “certificados” por sus inspectores.

La siguiente opción son ya los restaurantes que han conseguido 1 Estrella en su haber. Algo difícil y complicado y para lo que se han esforzado y mucho. Comienzan por lo tanto a tener repercusión mediática sobre todo a nivel local y esto se traduce en visibilidad y clientes.

Subiendo el escalafón están los restaurantes considerados en la tercera categoría y son los que ya van sumando estrellas, 2 en este caso. Los restaurantes de 2 Estrellas Michelin pueden estar muy satisfechos de no sólo no haber perdido la primera sino de sumar una más.

Y para cerrar estas clasificación en la Guía Michelin están los restaurantes más importantes, reconocidos y que gozan con absolutamente toda el aplauso del público y sobre todo de los inspectores y críticos y son aquellos restaurantes que tienen 3 Estrellas Michelin. Hay pocos pero haberlos, los hay y es que para tener en su haber 3 Estrellas Michelin hay que tener una cocina excepcional, un servicio perfecto, un maridaje de vinos a la altura y que todo funcione como un reloj y no exista ni un único fallo.

¿Cuándo se toman las decisiones?

Las Estrellas Michelin se otorgan (y también se retiran) una vez al año y es que lo importante de tener una referencia y/o estrellas Michelin no es sólo tenerlas sino como decíamos, mantenerlas porque la Guía igual que otorga, retira si el restaurante se duerme y baja su calidad. Los inspectores visitan los locales varias veces antes de tomar un veredicto para asegurarse de que en aspectos positivos no es algo puntual y también si ha ocurrido algo negativo. Con todo ello, se elabora la ya deseada, ansiada y famosa lista de Michelin que se hace pública en la Gala Anual.

Si consideras que tu restaurante está a la altura de estar incluido en la Guía Michelin y por qué no ir a por las Estrellas, ya conoces cómo hacen el proceso, cuales son las categorías disponibles y lo siguiente que te contaremos es cómo conseguir que los críticos se fijen en tu local.

Más info sobre Klikin

About author:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.