¿Cuánto cuesta montar un restaurante?
You are here: Home \ Restauración \ ¿Cuánto cuesta montar un restaurante?
22 febrero 2018

A menudo, tenemos la idea de montar un negocio y lo primero que se nos viene a la cabeza es montar una tienda o en su defecto, un bar / restaurante. Pensamos que son negocios fáciles y que los podemos gestionar sin mayor esfuerzo. La sorpresa viene después con el día pero, esa es una sorpresa posterior porque la primera aparece cuando tenemos que “rascarnos el bolsillo” para poder montar el negocio y es que un restaurante o un bar implica más gastos o mejor dicho, inversión de lo que a priori podamos pensar.

Antes de lanzarte a la piscina para montar un bar o un restaurante, echa cuentas o mucho mejor, hazte un buen plan de negocios. De esos que son detallados, de los que marcan todos los hitos y necesidades, de los que estipulan fases y tareas con su presupuesto asignado y verás si realmente puedes permitirte embarcarte en este negocio, cuánto te va a costar y cómo lo podrás ejecutar sin que te quite el sueño al menos, la cuestión económica.

Desglose de inversiones al montar un restaurante

Cuando vayas a ponerte con el Plan de Negocio para montar tu restaurante tienes que tener bien desglosadas todas las partidas para que puedas imputar el coste adecuado e ir sumando.

Lo más cómodo y eficaz es crear un Excel en el que puedas ir añadiendo partidas – celdas y formulando las sumas o cuantías para que puedas ver todas las opciones en tiempo real.

  • Alquiler – Compra del local: Tanto si el local ya lo tienes por otros motivos (negocio anterior) como si te has propuesto hacer la inversión de comprarlo o tienes que alquilarlo, tienes que plasmar, con todo detalle, la inversión que supone. Y la inversión no sólo mensual sino también del inicio (fianzas, costes de notaría, etc).
  • Trámites y documentación: Para poner en marcha cualquier tipo de negocio tienes que conocer muy bien la normativa vigente para ese sector y tener contemplados los gastos a los que tendrás que hacer frente para llegar a todo: licencia de apertura, etc.
  • Obras acondicionamiento: Tanto si el local ya es tuyo como si es de alquiler, seguramente tendrás que hacer obras de acondicionamiento y decoración para ponerlo a tu gusto y sobre todo, según lo que hayas planificado para tu restaurante. Diseño, materiales, personal de obra… Tienes que poner todo al detalle.
  • Decoración: Una vez el local esté perfectamente habilitado en “bruto” tendrás que ocuparte de toda la decoración que incluirá:
    • Mobiliario del propio restaurante: mesas, sillas, lámparas, etc.
    • Decoración a pequeña escala: cuadros, algún cojín, figuritas… (todo cuenta y suma).
  • Herramientas de trabajo: Un restaurante tiene muchas partidas y áreas y todas, necesitan sus herramientas para el día a día.
    • Cocina: todo los electrodomésticos, las ollas, sartenes, cuchillos… Todo.
    • Sala: Menaje de cristalería, vajilla y cubertería.
    • Uniformes de personal.
    • Ordenador + tpv
  • Marketing y comunicación: Aunque a priori no diseñes las estrategias de después si tienes que dedicar una partida a los gastos de marketing y comunicación y sobre todo, el arranque como es, al menos, una página web.
  • Personal: Tendrás que contratar todo el personal necesario y tener previstos los gastos que vas a tener en sueldos, altas en la Seguridad Social…
  • Personal externo: Seguramente tengas que contar con un asesor laboral, un fiscal, un abogado para los trámites, un arquitecto… Tienes que tener en cuenta estas partidas también.
  • Recursos: luz, agua, calefacción, internet…

Estos son los básicos pero tienes que ir añadiendo todo lo que consideres que te va a hacer falta y tenerlo reflejado en tu cuadro.

Gastos fijos y variables

Una vez que tienes el desglose de todo lo que vas a necesitar para montar tu bar o restaurante y le has imputado a cada uno el presupuesto determinado, debes ir separando entre gastos fijos y gastos variables.

  • Gastos fijos: los que siempre están ahí y sabes qué cantidad es mensualmente.
    • Nóminas (debe representar como máximo, el 30% de los ingresos de tu negocio). Incluye, por supuesto, tu sueldo porque tú también tienes que cobrar y no de lo que sobre.
    • Alquiler o hipoteca.
  • Gastos variables: los que irán fluctuando con la actividad.
    • Materia prima (comida, bebida, etc).
    • Proveedores varios.

Y así podrás ir teniendo un mapa global de lo que costará tener un negocio de restauración. A esto, por supuesto, incluye una partida de “imprevistos”, te salvará la vida en más de una ocasión.

Más info sobre Klikin

About author:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.