Compras efectivas para tu restaurante
You are here: Home \ Restauración \ Compras efectivas para tu restaurante
compras restaurante
12 abril 2018

Las compras, ¡benditas compras! Cuando son para nosotros y se dan las dos circunstancias de que tenemos dinero y que podemos comprar lo que queramos, realmente se disfrutan mucho pero por otro lado, las compras no siempre son agradables. Y es que “comprar por obligación” y siempre con la calculadora en la mano, no es lo más divertido pero, es muy importante hacerlo bien y teniendo en cuenta siempre hasta el último céntimo y la calidad de los productos.

Por eso, por la importancia que tiene, hoy queremos atender a esto de cómo hacer las compras para tu restaurante de la mejor forma posible no sólo para ahorrar sino para que además puedas explotar al máximo cualquier elección y te traigas, para tu restaurante, la mejor calidad a un gran precio.

¿Qué hacer antes de ir a comprar para tu restaurante?

  • Lo primero pensar con la cabeza fría, ya que tienes que tener presente siempre que estás comprando para tu restaurante – tu negocio, no para ti o tu cocina. Esto es primordial para comprar sólo lo que necesites y vayas a utilizar.
  • Lo siguiente que debes hacer es sentarte con el jefe de cocina y que este, según los menús que vaya a preparar para los próximos días (dependiendo de para cuanto vayas a comprar), la carta y lo que tenga en la nevera, te de una lista con cantidades de lo que necesitáis comprar.

*En este punto es fundamental que los platos estén muy bien escandallados para saber a ciencia cierta las cantidades justas y precisas.

**Muy importante y repetimos de nuevo: Revisa tu stock, lo que hay en tu nevera, mira lo que aún está “vivo” y es apto, lo que le queda poco y puedes utilizar reinventando un plato y así crear un menú para mañana con cosas que tienes disponibles. Para que esta labor esté siempre controlada y no tengas que andar mirando la nevera y cada cajón cada vez que vayas a hacer la compra, te recomendamos hacer “fichas de stock o de pedido” en las que reflejarás cuanto tienes de cada cosa, cuál es el máximo que debes tener y también el mínimo a partir de donde debes reponer.

  • Hacer un presupuesto para esa compra ajustado a las necesidades y a la realidad de lo que puede costar con una buena calidad.
  • Haber hecho un estudio detallado de las opciones de proveedores comparando su calidad, su servicio y el precio de sus productos. Es importante que hagas bien este punto y que cada cierto tiempo lo revises con opciones nuevas que hayan podido aparecer. No te muevas de un proveedor a otro a la primera de cambio, valora también el servicio que te dan, la inmediatez, etc pero es importante que tengas presente todo el abanico de posibilidades de proveedores por tipología de producto a lo que puedes acceder.

Ahora ya tienes hechos todos los deberes necesarios antes de salir a hacer la compra para tu restaurante. Vamos al siguiente paso.

Hacer la compra para tu restaurante

Cuando vas adelante y te adentras en hacer la compra, jamás olvides tu lista (la que has hecho en el punto anterior). La mayor y más importante recomendación que podemos darte es que no te salgas de ella ni un ápice porque ahí está justo lo que necesitas y en las cantidades adecuadas y según el presupuesto acordado. Si te sales de ellas, estarás “malgastando” y derrochando tus recursos y eso en casa para tu vida privada, es tu elección y de hecho, hay que permitírselo de vez en cuando para ser más felices pero en un negocio, no es jamás una opción.

Como ya tienes determinados los proveedores, igualmente esto es fácil. Tanto si son que te sirven el pedido directamente ellos a tu restaurante (esto tienen que ser proveedores de confianza sobre todo en frescos que puedes estar tranquilo de la calidad que te van a traer) como si son de los que tienes que ir tú personalmente, revisa siempre antes de pagar las cantidades que te han puesto, la calidad del producto y que esté todo bien (también el tiempo de uso porque si te ponen tomates que estén maduros, te durarán menos en la nevera y seguro que algo tendrás que tirar). Mira bien la vida de los productos y que sea lo más larga posible. Esta “merma” si la consigues controlar con estos pequeños tips, se reducirá notablemente y lo verás reflejado en tus cuentas a final de mes.

En el caso del pescado y la carne, evalúa las posibilidades de comprar el producto fresco o congelado (el producto congelado tiene un 40% de agua con lo que incrementa el precio final del plato una vez escandallado) así que hay que tener muy en cuenta este criterio. El tipo de comida de tu restaurante, el rango de precios y otros aspectos también te ayudarán a tomar esta determinación.

Y fin, si has llevado a cabo e implementado bien estos consejos, podrás hacer una compra efectiva para tu restaurante y no sólo ahorrarte un buen dinero a final de mes sino evitar un despilfarro muy grande.

Más info sobre Klikin

About author:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.