Coger las riendas de un restaurante familiar e Innovar ¿Ahora?
innovar restaurante familiar
25 septiembre 2017

Llevas toda la vida en el negocio, de hecho, naciste y creciste en él. Cuando llegaste a este mundo tus padres ya regentaban y con éxito además un restaurante familiar que venía de antiguo y en el que tú has pasado la mayor parte de tu tiempo. Comías ahí cuando salías del colegio, a menudo hacías los deberes por la tarde entre turno y turno cuando tus padres tenían que preparar todo, incluso días de mucho lío tenías que cenar con el personal antes de ir a casa. Después de adolescente y joven empleabas todo tu tiempo libre que te dejaba la universidad, porque tus padres trabajaban a destajo para que tú hicieras lo que ellos no pudieron, estudiar, en ayudarles los fines de semana como camarero o pinche de cocina. El restaurante familiar es incluso mucho más que tu casa y te encanta el oficio. Ha llegado ese momento en el que has decidido que quieres seguir con el negocio y no sólo para que no muera todo lo que se ha hecho durante este tiempo sino porque realmente crees que es un buen negocio y te apetece pero, también quieres hacer las cosas de otra manera, sabes que el mundo ha evolucionado y te gustaría darle un toque único al restaurante y aún conservando ese sabor “de toda la vida” que lo hace tan especial y que lo ha llevado hasta aquí, sabes que hay mucho que puedes hacer para llevarlo a otro nivel. Quieres, innovar en el restaurante familiar pero en ese justo momento llega la gran pregunta, ¿es posible? Veamos qué opciones hay.

¿Debes innovar ahora en tu restaurante familiar?

Antes de ponerte manos a la obra y meterte de lleno en implementar las acciones que te aportarán esa innovación en el negocio familiar, ten en consideración estos puntos que te ayudarán a decidir mejor.

  • ¿Es el momento adecuado? Piensa y refleja por escrito (te ayudará a verlo mejor y ser más objetivo) si es el momento adecuado para innovar en tu restaurante y para ello debes tener en cuenta todos los factores tanto internos (familia, situación económica, posibilidades del negocio en espacio e infraestructura, personal…) y también externos (momento económico, si la gastronomía está en boom o en recesión, la competencia, tu público) y ten claro en qué justo momento estás y estáis.
  • ¿Tu familia está preparada? Ya ha tenido lugar el cambio generacional y el restaurante está en tus manos pero piensa que aunque eso se haya hecho efectivo, tu familia – padres han estado involucrados dejándose la vida ahí todo el tiempo y antes de crear un cisma en la familia es bueno que pienses si ellos están preparados para desprenderse de ciertos conceptos del restaurante y cambiarlos por los que tu propongas o si antes hay que hacer algún trabajo de desapego emocional (si, suena como muy lejano pero es muy saludable para que todo funcione y todos se sientan partícipes y tú puedas estar más satisfecho y feliz con lo que hagas). Seguramente tus ideas sean geniales pero saldrán mucho mejor si todos están alineados.
  • ¿Has pedido consejo a tu familia? Puede que hayas estudiado hostelería y tengas muchísimos conocimientos, que estés al día de todas las tendencias foodie-gastro y que además tengas muy claro lo que se puede hacer y cómo en el restaurante familiar para innovar porque llevas toda la vida con ello en la cabeza pero, ¿has consultado a tus padres e incluso abuelos o familia que ha trabajado en el restaurante toda la vida? Aunque tengas ideas antiguas conocen el local y el negocio mejor que a sí mismos y necesitas ese feed-back porque hay cosas que desde una posición externa se ven diferentes. Ellos conocen cómo late el restaurante y cada pulsación que da. No desprecies esa valiosa información.
  • ¿Tienes el presupuesto para hacerlo bien? Innovar en un restaurante no consiste en cambiar una carta o en remodelar los baños. La competencia en el mundo gastro –foodie es muy potente sobre todo en las ciudades de moda y para hacer algo a medias y que no cause furor, mejor quedarnos como estamos y guardar las energías y el dinero para cuando puedas dar la campanada porque alomejor lo haces ahora y consigues el efecto contrario con una mala crítica. El público es muy exigente y no puedes quedarte a medias. Así que lo primero que debes mirar es tu presupuesto disponible porque toda innovación te va a costar una inversión y saber hasta dónde puedes llegar te abrirá las puertas que necesitas.
  • Tiempo de ejecución: un proyecto de innovación en un restaurante no se hace de hoy para mañana y necesitarás tiempo para implementarlo, después para comunicarlo y darlo a conocer y un poco más para recuperar la inversión con ventas. Así que ten en cuenta si vas a necesitar cerrar el local por un tiempo determinado y si las arcas pueden asumir esa falta de ventas, cuánto tiempo será y qué vas a hacer con el personal, qué pensarás y qué plan tienes para los clientes fidelizados… Todo ello tienes que tenerlo reflejado y bien atado.
  • Plan de comunicación y marketing: también antes de ponerte a ello, como decíamos antes, tienes que tener en cuenta el tiempo que necesitará el restaurante desde que pones en práctica la innovación decidida y tiene el rodaje suficiente como para empezar a traer clientes nuevos y mejores. Esto lo conseguirás a través del marketing y la comunicación pero nada saldrá bien si no tienes un plan bien definido, destinas recursos y das tiempo.

Con todos estos puntos resueltos de forma objetiva y clara (hay que dejar a un lado el tema emocional), puedes tener una visión más objetiva de si ahora es el momento o no de innovar en el restaurante familiar e ir sobre seguro.

Si piensas que sí es el momento, entonces vamos adelante y en próximos post nos adentraremos en qué y cómo puedes innovar en tu restaurante familiar para que sea un éxito.

About author:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.