Claves para invertir en un restaurante: Socio pasivo – capitalista
You are here: Home \ Restauración \ Claves para invertir en un restaurante: Socio pasivo – capitalista
Invertir en un restaurante: socio pasivo - capitalista
22 noviembre 2018

Ser socio de un restaurante… ¡Está de moda! Invertir en un restaurante es una actividad en alza. Negocios gestionados por otros socios y al cual aportar capital parece que es la nueva preferencia de los inversores actuales. Ser socio pasivo de un negocio, ¿es rentable? ¿Cómo se gestiona la situación? ¿Cómo elegir?

Las nuevas “cadenas” de restaurantes – Grupos de restauración

El mundo gastro está muy de moda o en alza, según se vea. Cada día o cada semana se inauguran nuevos locales que se posicionan rápidamente en el entorno más foodie de las ciudades. Entrar en las guías o blogs más prestigiosos del entorno, es el objetivo de estos nuevos negocios y por supuesto, ser líderes en Instagram. Pero, ¿qué hay detrás de ellos? ¿Quién los dirige y quién forma parte de ellos?

Estamos ya habituados a ver cómo lo que hace un par de años era un único restaurante, ahora forma parte de una “cadena” de restaurantes. Pero no cadenas al uso sino cadenas muy particulares. Como cadenas de restaurantes tenemos en mente las que todas sus unidades (locales) son iguales en decoración, carta, aspecto, esencia pero esto ya no es así. Ahora las cadenas de restaurantes lo son porque algunos de los socios lo son en todos los locales pero entre ellos, no tienen mucho en común. De ahí quizás el cambio de denominación de cadena de restaurantes a Grupo.

Nuevos modelos de empresas

Uno de los motivos por los que esta nueva forma de negocio y de ampliar las empresas en este sector está avanzando tanto es porque no se pretende crear una cadena como tal sino hacer crecer el negocio de otra manera. Se quiere crecer, evolucionar y hacer llevar el negocio a otro nivel pero de una forma “moderna”. Ahora se cree mucho más en la diversificación para crecer. Ya no estamos en la mentalidad de antes de “mi empresa – todo mío” (los éxitos pero también los fracasos). Esta forma hipotecaba el crecimiento a las posibilidades de propietario y casi siempre, era más lento. Para evitar esto o revertirlo, se apuesta por un nuevo modelo de negocio: diversificación en los socios del mismo.

Es algo que se está poniendo en práctica hace unos años y que parece que funciona. En el caso de la restauración, aporta la posibilidad de hacer crecer el negocio, de abrir más locales, de tener diferentes fuentes de ingreso y líneas de negocio de forma más rápida, efectiva y sin tanto riesgo en caso de cierre.

Las claves de los Grupos de restauración

Como decíamos, esta nueva forma de ampliar negocio… ¡Funciona! Pero ¿cuáles son sus claves? Tengámoslas en cuenta en las diferentes áreas del negocio.

  • Identidad de los restaurantes

En los grupos de restaurantes, a diferencia de las cadenas, no todos los locales son iguales. Tampoco tienen el mismo nombre de marca. De hecho, en estos Grupos, a nivel usuario – cliente, no se saben que son de los mismos (a no ser que indagues un poco más).

Cada uno de los restaurantes tiene su propio nombre, su propia marca, su concepto y su identidad propia.

La decoración también es diferente y a cada uno se le aporta una esencia particular. Es posible “que se parezcan” porque al final lo que funciona en uno, está bien para el resto y los socios principales, pues si son los mismos, pondrán sus gustos pero en realidad, es como si fuesen restaurantes diferentes.

  • Inversión de socios

Aquí es lo que más diferencia a un Grupo de restauración de una cadena de siempre. En una cadena, los dueños – socios lo son de toda la cadena en si, no se diferencia por unidad – local – restaurante. En un Grupo, cada restaurante – unidad, puede tener unos socios diferentes. Siempre hay alguno común a todos (suelen ser los socios fundadores) y después, a cada restaurante, se suman otros nuevos y que no serán comunes en otros o quizás, sí. Pero lo que se pretende es diversificar. Es como la frase de “no poner todos los huevos en la misma cesta” y así contar con diferentes compañeros de viaje que siempre pueden aportar nuevos y diferentes valores en todos los sentidos.

  • Funcionamiento de los locales

Aquí también hay otra gran diferencia. Cada local es único y funcionará según quiera la persona que lo gestione. Si los socios mayoritarios son los comunes a todos los locales, se trabajará más como cadena aunque cada restaurante tenga su propia identidad.

Si cada local tiene sus propio socios, se estipulará cómo se va a trabajar, el protocolo de actuación en todos los aspectos, etc. La idea es que siempre unos se nutran del expertis de los demás, que se aprenda de los errores y se sume lo positivo.

  • Carta de los restaurantes

Aquí también puedes jugar y mucho en cuanto a los restaurantes del Grupo. Cada local suele tener su propia carta ya que cuentan con su propia esencia. Puede haber platos en común o servicios como el brunch que sean igual para dar un poco de uniformidad o simplemente, porque funciona bien así. Pero esto ya es a elección, como todo, de los propietarios y gestores.

Invertir en un grupo de restauración

Con este escenario, los creadores de estos Grupos de restauración, buscan y suman inversores para sus próximos negocios. Con esto se aseguran no descapitalizarse para poder crecer y así también hacerlo de forma más rápida.

Como posible inversor, es una buena fórmula para formar parte de un negocio que ya está probado y que además está puesto en marcha por un equipo que tiene un expertis en la materia.

Normalmente, suelen ser socios capitalistas – pasivos, que aportan su capital – dinero para realizar la nueva apertura y mantenimiento del negocio a cambio de un número determinado de acciones.

Socio capitalista – pasivo del restaurante

Esto significa que no formará parte activa en la gestión del mismo. El aporte de este tipo de socios es de dinero y aunque es conveniente también y casi siempre muy bien recibido que aporten conocimiento, no se ocupan de la gestión diaria ni de la toma de decisiones al uso.

Para el inversor es algo cómodo. Como decíamos, pone su dinero, tiene participaciones en un nuevo negocio y no tiene que poner su tiempo de trabajo en ello. Eso sí, es importante que tenga en cuenta determinados tips para elegir qué inversión hacer y dónde:

  • Analizar el negocio en todos los aspectos: de donde viene el negocio, si hay algo más anterior que aporte experiencia, qué proyección tiene, ver el plan de negocio.
  • Analizar los socios del negocio: por supuesto, vas a embarcarte en una aventura empresarial con otras personas. Personas de las que deberás saber todo lo posible para así, minimizar al máximo el riesgo.
  • Pide información: antes de invertir, asesórate bien, ayúdate de un especialista en negocios – inversiones si esto no es lo tuyo y que te den toda la información que necesites para poder tomar una decisión de éxito.
  • Socio pasivo pero no “tonto”: y estipula bien qué información quieres conocer en qué momento, en qué te quieres implicar, de qué manera, cómo y cuándo. Ser socio pasivo – capitalista no es sólo poner el dinero y ya está. Todo depende de ti y de lo que quieras participar.

Ahora, si quieres invertir en un negocio de restauración, ya tienes más conocimiento de cómo funcionan estos Grupos y de lo que significa ser socio pasivo – capitalista. Siempre estar al tanto de la información y de tu inversión. Y por supuesto, siempre deberías poder sumar tu experiencia y conocimiento como por ejemplo aconsejar al Grupo que tomen decisiones correctas como implementar una buena página web – app personalizada para sus restaurantes. En klikin, estamos especializados y podemos ayudaros a que este, sea un punto ganador.

About author:

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.